Sobre rabos azules, papeles verdes y figuritas doradas.

11 03 2010

La de la foto, la del centro, la que tiene cara de no haberlo digerido todavía para más señas es, a juicio de la académia de hollywood y al de mucha gente, la mejor directora del año por su película “En Tierra Hostil”.

Bueno, pues resulta que esta señorita y sus compinches de los lados (véase productores de la misma) se han reído seguramente mucho esa noche entre copichuela y copichuela de la situación en la que se encontraban hace, aproximadamente un año, cuando a duras penas encontraban distribución para su película mientras medio planeta ya había perdido los dedos de tanto morderse las uñas esperando por el nuevo trabajo del dios del cine James Cameron, en el cual llevaba años trabajando.

El público esperaba envolventes y asombrosos efectos visuales en 3D que no le permitirían despegarse el culo de la silla y unas interpretaciones y guión a la altura de semejante obra atemporal. Pero el público recibió la reinterpretación del guión de Pocahontas a cargo de un ejército de pitufos dopados que se movían, eso sí, con una soltura inusual por un mundo 3D al que nada tiene que envidiar los globitos que se salían de la pantalla de la última creación de la factoría pixar.

Mientras el dios del cine seguía brindando con champán del caro por el gol que le ha colado al público de todo el mundo, los de la foto veían como su película desaparecía de las pocas salas en que se había estrenado con mucha más facilidad de la que su trabajo podía hacer pensar sucumbiendo así a los efectos de la mercadotecnia.

Lo cierto es que la academia ha reconocido su mérito, la crítica de medio mundo también (arrasaron en los Bafta, aunque sucumbieron en los Globos de Oro) y muchos nos hemos alegrado porque la estupidez no se haya apoderado este año, de otro sector más, pero la realidad es que, mientras Cameron nos seguirá proporcionando durante un par de años cápsulas de lobotomía con sobre carga de tonos azulmente tridimensionales, los de la foto, tal vez no lo tengan tan difícil la próxima vez, pero seguirán sobre el filo de la navaja con su próxima película.

PD: Dado el estrecho vínculo que los une, ya podría Cameron hacer algo de “justicia divina” y producirle su próxima película a la señorita Bigelow, no sería la primera a fin de cuentas.

Anuncios